Tendencias ambientales
Principal Arriba Tendencias ambientales Crítica ambiental Alienación de la cultura Tendencias de la EA Educación universitaria

 

LAS TENDENCIAS AMBIENTALISTAS

 

El concepto de educación ambiental es tan ambiguo como pueden serlo los diferentes significados que se atribuyen a la problemática ambiental. De hecho, la perspectiva que ha ido identificando los problemas relacionados con el medio ambiente tiene diversos orígenes y todavía no se ha logrado articularlos dentro de un sistema coherente. La problemática ambiental es la confluencia de diferentes perspectivas que han hecho tangible la crisis. El desarrollo tecnológico transforma cada vez más los ecosistemas naturales en sistemas artificiales y amenaza con romper irreversiblemente la trama sutil de la vida. La ecología, a medida que ha ido profundizando en las leyes articuladas del ecosistema, ha hecho comprender la manera como la actividad humana las desorganiza, en ocasiones de manera irrecuperable.

 

La tendencia ecologista ha venido criticando la manera desprevenida como el desarrollo industrial destruye los paraísos primitivos del ecosistema. Es una tendencia que se origina en los estudios de la biología y, más específicamente, de la ecología biológica. El testimonio más claro de esta crítica se puede encontrar quizás en el hermoso libro de Rachel Carson, La primavera silenciosa, aparecido en 1960, donde la bióloga norteamericana se apoya en una rica literatura anterior.

 

La segunda perspectiva proviene de las disciplinas tecnológicas. Se confunde por lo general con los problemas técnicos planteados por los efectos contaminantes de la actividad humana. Desde los años 50 se han venido multiplicando los estudios tecnológicos para contrarrestar los impactos sobre el medio. La ingeniería ambiental o sanitaria se ha especializado en este tipo de soluciones, que por lo general no intentan prevenir los efectos, sino remediarlos una vez acaecidos.

 

La ciencia económica, por su parte, se ha encontrado casi desde sus inicios con la contradicción que conlleva el crecimiento económico con los límites internos o externos que hacen prever o temer el advenimiento de un estado estacionario. Sobre esta preocupación, anunciada ya en los clásicos, los economistas modernos han planteado los límites externos de la producción económica, en términos ambientales. Boulding o Heillbroner hacen énfasis en la necesidad de pasar de la economía del cowboy a una producción de sistema cerrado, dado que los elementos naturales de los que se abastece son necesariamente limitados.

 

Desde otra perspectiva, los urbanistas han analizado el desequilibrio de las ciudades al mismo tiempo como estructuras físicas y como construcciones culturales. La ciudad representa no sólo el refugio del hombre, su particular hábitat, construido por fuera del ecosistema, sino también el gran acumulador que absorbe la energía de múltiples ecosistemas. Por su parte, los científicos sociales se preocupan más por el deterioro de la calidad de la vida cotidiana, oprimida por las estructuras tecnológicas y por las condiciones de trabajo.

 

Otras corrientes sitúan la problemática ambiental decididamente en el plano de lo político, es decir, en el nivel de las decisiones que el hombre tiene que tomar, cada vez en forma más consciente, para orientar el desarrollo. Si el problema ambiental significa una crisis de la civilización en su conjunto, es posible que sólo un nuevo orden cultural, construido desde la decisión política, permita garantizar la continuidad de los procesos vivos.

 

 

Consulta a Tutor

Este material multimedia fue realizado por CIAC Digital para el CLADEAD (Centro Latino Americano de Educación a Distancia); e-mail info@cladead.org; internet http://www.cladead.org

 

Educación Ambiental

Ing. Agr. Alvaro González - 2003